Assassin’s Creed: De como Ubisoft tomo una gran idea y la arruinó por completo.

La única forma en la que puedo ver a la historia de la saga Assassin’s Creed, es como si la hubiera escrito el hijo hipster de Dan Brown basada en un sueño del cual olvidó la mayor parte. En otras palabras: es un completo desastre. Y al mismo tiempo, pareciera que de manera individual, cada juego tuviese una muy buena historia inserta. Es atroz como el juego salta de ser interesante, emocionante, cargado de drama y de tensión mientras Desmond se encuentra dentro del Animus a un montón de desvarios estúpidos en el momento en que se desconecta.  Es como si la versión en videojuego de Dr. Jekyll y Mr. Hyde si Jekyll, hubiera tratado de aislar la estupidez y pretensión y no el mal en sus experimentos. Seguro Hyde usaría lentes de pasta sin micas y tomaría Latte descafeinado con leche de soya en Starbucks.

Antes que nada, pensemos en el origen, en aquello que inició todo: Assassin’s Creed.

Assassin’s Creed es un juego que se inspiró en una novela que se inspiró en hechos reales. Así es, en algún lugar de Medio Oriente existió una fortaleza llena de soldados que entrenaban día y noche para acabar con los enemigos políticos de su lider. Sus adversarios los llamaban despectivamente Hashashins, de donde surgió la palabra Assassin o asesino. La novela, inspirada por estos hechos, recibe el nombre de El Alamut y fue escrita por Vladimir Bartol como una suerte de ensayo o análisis de los gobiernos totalitarios; es una lectura bastante buena.

Assassin’s Creed pareciera ser casi un fanfic de la novela hecho videojuego. Son más las similitudes que las diferencias en lo que refiere al trasfondo. Incluso el lema “Nada es verdad, todo está permitido” fue tomado de las páginas de ese libro. No es queja, ni llamo a Assassin’s Creed un plagio, está claro que ellos desde el primer momento usaron la novela como molde para crear su mundo y nunca trataron de ocultarlo. Y la verdad pocos moldes más interesantes que ese para hacer algo así. Lo que sí, es que virtualmente cada uno de los aspectos malos del videojuego se encuentran en los puntos donde se desviaron de El Alamut, siendo la rivalidad con los templarios la única cosa interesante que aportó la gente de Ubisoft.

Pensemos en lo que hace que El Alamut sea tan buena: El Alamut es la historia del viaje de un joven que decide enlistarse con los Ismaelitas para volverse un Fedayin (una especie de soldado suicida de élite) y enfrentar a los enemigos de lo que el llama la verdadera doctrina peleando en nombre de Seyduna, un profeta. Seyduna es alguien que aprovecha el fanatismo religioso de los soldados para manipularlos y conseguir que combatan a su nombre. Aunque él personalmente no comparte esas creencias y lejos de ser un hombre religioso, es un agnóstico que se ha familiarizado con el poder de manipulación que tiene la religión sobre las personas y decide usarlo para su provecho. El lema “nada es verdad, todo está permitido” es justamente una expresión de su creencias verdaderas. Básicamente de esto se trata Assassin’s Creed hasta que aparece la Apple of Eden. Y ese, justamente, es el momento donde todo empieza a ir cuesta abajo.

La historia de las diferentes entregas de Assassin’s Creed puede sostenerse sin problemas excluyendo la existencia de estos artefactos mágicos. Incluso el hecho de que existan contradice un poco el propósito de los Asesinos. el hecho de que existan razas poderosas que crearon a la humanidad implica que hasta cierto punto la realidad es rígida y los mitos son verdaderos, que es justamente la posición que mantienen los templarios y lo opuesto a la filosofía de los Asesinos. Sin embargo, siguen anclando la historia a visión creada por El Alamut donde se supone que los profetas son farsantes y pregonan sobre dioses cuya existencia desconocen y a menudo no aceptan. Después de todo resulta que los dioses sí existen y que de hecho son los dioses grecorromanos. En ese momento la rivalidad entre los templarios y los Asesinos pierde sentido porque la existencia de las pieces of Eden demuestra que los templarios tienen razón.

Otro de los grandes problemas con este argumento es el hecho de que demerita completamente a los personajes más interesantes de la saga: Altaïr, Ezio y Connor; quienes resultan ser sólo marionetas del conflicto entre Juno y Minerva. ¿Qué pasa en Asssassin’s Creed III? Se revela que la rivalidad entre los Asesinos y los Templarios fue un enorme Red Herring y el verdadero villano era Juno. Bien hecho ahí, Ubisoft, arruinando la única parte buena que añadieron a la historia de Bartol.

Bien, entonces resulta que Altaïr, Ezio y Connor vivieron todo el tiempo engañados y en realidad su único propósito fue ser vehículos para entregar a Desmond un mensaje mediante el Animus. Desmond, quien es un muchacho apático que la única razón que tuvo para unirse a los Asesinos fue el hecho de que el doctor Vidic era un completo cretino. Si los de Abstergo le hubieran prometido mucho dinero y una vida cómoda a cambio de subirse al Animus de vez en cuando, Desmond no habría tenido razón alguna para mezclarse entre los Asesinos. Cosa que después “arreglan” inventando el hecho de que Desmond en realidad había nacido siendo criado por Asesinos (cosa conocida como backtracking, inventar cosas del pasado de un personaje para forzar a algunos puntos de la historia a tener sentido). Personalmente me parecía mucho más interesante el personaje cuando creía que era una persona común y corriente atrapada en una lucha que apenas comenzaba a comprender, en lugar de eso están forzando a Desmond a convertirse en un líder sólo porque tiene antepasados poderosos, que son los mismos que los de su padre y los de su abuelo y otras personas que sí tuvieron que ganarse su lugar entre los Asesinos.

Al final si quitamos todo lo que pasa fuera del Animus y con las Pieces of Eden, nos queda una historia muy interesante sobre dos grupos con fundamentos filosóficos completamente diferentes pugnando por lo que creen, logrará el bien mayor a la humanidad. Una rivalidad que se extiende por siglos y afecta a eventos importantes de la historia como la conocemos. Eso es lo que hace que Assassin’s Creed sea bueno y no toda la chatarra inducida por debrayes de filosofía barata y pretenciosa que meten como un marco para conectar la trama de cada uno de los títulos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: