Archivos para enero, 2013

Análisis del Demo de Metal Gear Rising: Revengeance o ¿Cómo destruir una de las franquicias más importantes de videojuegos en media hora?

Posted in Acción, PS3, Reseña on 28 enero, 2013 by Krankes Hirn

Rant mode: ON

A decir verdad, esto ya estaba anunciado desde hace tiempo. Cuando se confirmó que Hideo Kojima no iba a estar al frente de este proyecto. Y sí, ya sé que eso es un comentario de un fanboy; pero afrontémoslo: Hideo Kojima es un director y diseñador de videojuegos extraordinario y Metal Gear es un juego con una historia, un estilo y un transfondo demasiado intrincados para que cualquier monigote ande metiendo sus manos.

La segunda mala noticia fue cuando se anunció que Metal Gear Solid Rising dejaría el género de Tactical Espionage Action y pasaría a ser un juevo de acción simplemente. Hace algún tiempo escribí una entrada sobre el hecho de que Metal Gear había sido siempre fiel a un género que, aunque no se ajustaba de la misma forma que otros juegos al mercado de los gamers, ofrecía una experiencia de juego bastante singular y muy bien realizada. Metal Gear es un juego que se aparta de muchas de las fórmulas que se usan en el diseño de juegos de video y a pesar de eso, ha gozado de un gran éxito. ¿Entonces por qué cambiarlo? ¿Por qué entrar a un género con tanta competencia y nombres tan fuertes? No sólo es una patada en la cara para algunos fans, sino que también es llevar a la fraquicia a un terreno más complicado sólo por acaparar la atención de algunos jugadores de HALO.

Cuando comencé a jugar el demo, muchos de mis peores temores se comenzaron a volver realidad. Las premisas del juego eran, a lo más, simplonas y echaban por la borda el ciclo que se cerró con MGS 4 con una historia que al menos, en su presentación, lucía mediocre y forzada. La trama giraba en torno al hecho de que después de la caída de los Patriots, las PMC comenzaron a usar Cyborgs. Durante una misión, fueron atacados por una PMC llamada “Desperado Enforcement” (Algo que suena sacado de una película de Robert Rodriguez) y al parecer la trama gira en torno a eso.

La siguiente atrocidad fue el support cast, integrado por personajes que están tan sumidos en el cliché que rayan en el racismo. Un hombre llamado Boris con un espeso acento ruso que parece ser obra del mismo actor de doblaje que aquel que diera voz a Roman Bellic en Grand Theft AutoIV; una chica “nerd” que sólo podría ser concebida por alguien que sólo ve comerciales de televisión y películas pornográficas, un doctor alemán de rasgos caricaturescos y que responde al original e increíblemente profundo nombre de “Doktor” y un negro a quien sólo le falta cantar rap y comer pollo de una cubeta. ¿Qué tenían de malo Otacon, o la doctora Naomi Hunter? Que, bueno, probablemente sería mejor ver a esos personajes mantenerse al margen de lo que ocurre en Revengeance.

Una de las ideas más interesantes que traía el juego era la interacción con el entorno a través del sabel de Raiden, pero los modelos que usaron para esta característica son a lo mucho, mediocres. Los autos parecen carcasas rellenas uniformemente, las cajas están, en su mayoría, completamente vacías y el interior de los objetos no obedece a una estructura y parece que usan una textura genérica para muchos objetos complejos como relleno al modelo. A decir verdad, la misma mecánica es más divertida e interesante en Red Steel 2 de Wii.

Otro detalle bastante malo, son las gráficas, que se han visto severamente afectadas debido a que el juego tendrá que correr en el Hardware de la XBox 360. Hay algunos problemas de detección de colisión que no había en MGS4. Visualmente, el juego abusa de algunos efectos. El combate se encuentra rodeado de destellos de colores naranja y azul que llenan mucho del espacio en pantalla y no dejan ver lo que ocurre. Con frecuencia eso hacía el combate tan confuso que terminaba oprimiendo botones al azar y a menudo eso resolvía muy bien los combates.

El juego parece que ha dejado un elemento vestigial de la mecánica de sigilo, pero no hay mcuhas opciones para usarla y las fases de alarma y combate parecen más bien adornos en un juego que pretende que combatas directamente a los enemigos.

Finalmente, la pelea con el jefe fue bastante mala. De nuevo, los efectos visuales no dejaban ver qué ocurría. Me llamó la atención que el oponente (Una especie de copia de Crying Wolf) lanzaba cuchillos encendidos al rojo vivo. Una suerte de referencia a la primera pelea de Vamp y Raiden en MGS4. Pero no tenía sentido, sus sables se pusieron al rojo vivo por la fuerza de los golpes y la velocidad. Esta cosa s´lo los disparaba así, como si tuviera un horno de fundición en algún lado para tenerlos disponibles. Fue una muestra clara que el juego sólo quiere incluir imágenes impresionantes sin hacer que siquiera tengan sentido. El robot se presenta a sí mismo usando lenguaje demasiado técnico que sonaba innecesario. Al final, tras derrotarlo, el demo llega a su fin.

Mi conclusión:

Metal Gear Rising es un juego de acción en toda la extensión de la palabra. Da la impresión de que compraron las licencias de los personajes para hacer un spin-off no canónico y fuera de género y el juego se trata de eso. Es una versión simplona y digerible de Metal Gear Solid, usando sólo las imágenes creadas por Kojima. No hay mucha, historia, ni mucha complicación. Cuando Metal Gear era una taza de espresso, esto son chicles con sabor a café. Como juego de acción funciona y entretiene, pero no puedo dejar de sentirlo como una patada en la cara a las personas que conocimos y amamos a esta saga por lo que es. Después de jugar el Demo, decidí no comprar el juego en su lanzamiento. Quizá lo haga después, si baja de precio lo suficiente y de alguna forma algunos de sus elementos saltan al canon. Mientras tanto, tratare de olvidar el mal trago que pasé jugando este demo. Es tempo de poner la cafetera.

A %d blogueros les gusta esto: